EL recuento de los daños

Me miré, perdido en el tiempo, con muchos recuerdos de amores fugaces, de esos que terminan antes de empezar, ahí estaba, entre el umbral del dolor y la nostalgia, la que nunca se fue, ni se irá. Me miró, y este soy yo, nada, absolutamente nada en el infinito.



Este año fue un año difícil, quizá de todas las entradas al blog esta es la única entrada de contenido personal, quizá porque muchas personas no se darían la molestia de escuchar a una simple persona cuando a veces no se escuchan a sí mismo, pero me dio la necesidad de expresar lo que para mi fue un año duro, que no por ellos significa que fuese malo. Desde 1998 vengo diciendo que no habrá año que sea más difícil que el vivido en es tiempo, sin embargo se han esmerado y han logrado poner retos verdaderamente dificiles hasta comprender que el pasado es una especia de fantasma, recordable pero insensible.

siempre me quejé del dolor del alma, sin embargo este año fue un año de dolor físico, un año de recuperación de aquella operación de vesícula que dejó estragos durante más de 300 días, entre tantas cosas y diagnósticos fallidos, los males se intercalaban, el extraño mal penetró la fragilidad de mi mente y ahí se quedó por mucho tiempo, sin embargo, como en esas míticas batallas y en la claridad de los pensamientos humanos, el bien esta venciendo. Cierto, ha sido un año complicado, un año de distanciamientos, de cambios de ideas, de detestar más el comunismo y sus variantes, de crear una filantropía desaplicaca que espera el momento de perder la timidez, pero también ha sido un año de profundo amor, por las personas, por la familia, por lo que hago y lo que me rodea. Quedó satisfecho por ahora, pero con la necesidad de seguir con el camino, sin borrar huellas pasadas, que se quedaron para recordar algo que quizá se vaya olvidando.

...

Morí y ya no volví a nacer.
así me quede, tirado más no triste,
sin sinonimos de derrota,
solo de agonía.
de una esperanza,
falsa,remota y sobre todo absurda.

Los años pasaron hasta que ya no había nuevas manos que tocar, si no las mias


Don Luís se estaba meciendo a una velocidad promedio en aquella silla tan antigua, la misma en que su abuelo, Don Porfirio le contó sus primeros cuentos. El rechinido que causaba aquel mueble no era percivido por él, sus setenta años le pesaban más que como un número, como una cuenta larga de sus época de juventud. No se arrepentía, los recuerdos le eran tan presentes más allá que su cuerpo desgastado, era lo más vivo que tenía para que su contexto no se lo comiera.Un televisor, un videojuego, musica de banda a todo volumen y decenas de nietos que corrían protocolariamente de lunes a domingo, esparcidos en grupos de dos o mas.


Cuando la mecedora estaba en lo más alto de su trayecto, su mirada se asomaba hacía la pared que contenía sus retratos, sus amores imaginarios y sus triunfos de hombre, su cultura, su vida y su muerte, que se le presentaba a cada vistazo al comparar que las fotografías no envejecían, él sí.


María su esposa gritaba cada cuarto de hora con cualquier pretexto, pero quizá para saberse si aun estaba vivo, a veces tenía que ir a darle un par de palmadas para comprobarlo. Don Luís sonreía, nunca hablaba, para él ya se habían agotado sus palabras, durante sus años de intensidad se propuso pronunciar millones de frases, para que en su vejez no tuviera que dar excusas y disfrutar de su mecedora y de sus últimos instantes de vida. Era cierto, cada segundo le valía la garantía de su extinción, las horas se carcomían como eternidades indiferentes, y Don Luís solo leía el "guía", echaba un ojo al mundo y luego volvía a su existencia.


Don Luís no murió, se meció durante siglos enteros en aquel lugar, su cuerpo ya no estaba, se guardó en una caja debajo de puños inmenso de arena, pero Don Luís cesó su trayecto aventurero en la mesedora de su abuelo, para repensarse un poco, para darse cuenta de que muy quedito se escuchaba, un rechinido.




*titulo del escrito proporcionado por mi queridisisima amiga Pilar Quintero Márquez
*fotografía: jaime garba

EL RECUERDO




FOTOGRAFIAS CON SANTIAGO RONCAGLIOLO, XAVIER VELAZCO Y MI AMIGO MARTIN DUARTE EN LA FIL 2008. CRONICA ENCONTRADA EN http://www.colectivoluisgustavofranco.blogspot.com/




El no mujer.

Luisa tomó su falda más provocativa, no la más corta ni la más llamativa, solo la que provocará pensamientos eróticos en aquellos que la vieran, se puso el sosten negro transparente que resaltaba sus pequeños senos y una blusa negra que dejara ver la linea diminuta de su piel. Salió a la calle a eso de las seis de la tarde durante tres días seguidos, nadie la miraba, parecía que el mundo giraba hacía otro lado, daba vueltas y vueltas en el parque al que frecuentaban todas las personas, y ahí estaba, disfrazada de belleza, pero sin ser admirada. -Se lo pierden- decía Luisa con una voz ronca y un cigarro en la mano día tras día. Al final, regresaba a su casa, se desnudaba mientras llegaba a su alcoba y se tendía en la cama. Luisa lloró minutos enteros que en los tres días juntaron casi una hora, sus nalgas hacía el aire no expresaban sensualidad, luego giraba y algo entre sus piernas le decía la verdad, lloraba más, nadie lo sabía, ni las personas del mundo, ni los objetos de su alcoba, solo ella, y le dolía hasta el alma. Pasaba el rato y se desvanecía hasta que le entraban ganas orinar, se acercaba al baño y el sonido de su orina la colmó aquél último día, salió inmediatamente y tomó el revolver que tenía tenía en el cajón, jaló el gatillo. Su cuerpo calló sobre la alfombra marrón y se tiño de un color extrañamente oscuro, sus piernas abiertas dejaron ver su sexo masculino reposando flácidamente. No escribió carta de despedida, no estaba planeado, solo su hermana una semana después la encontró tirada en el mismo lugar, el maquillaje ya estaba penetrando su piel. Solo gritó -¡Luís!- y se quedó a la distancia, observó la falda y la blusa que había extraviado días atrás, un gesto de sorpresa con tristeza se colocó en su rostro. Suspiró enormemente acertando para sí misma, Luís tenía razón, no debía ser mujer, no era digno, porque era hombre.

EL MUNDO ES UN PAR DE ZAPATOS



El mundo es un par de zapatos viejos, tan viejos que parece necesitar unos nuevos, pero no, los pasos interminables que se han dado no tienen kilometraje comprobable, y esos zapatos tan desgastados solo dan señales de incertidumbre, ya no sirven para nada, ni siquiera para separar del suelo aquellos pies cansados de un concreto que no se desgasta.


EL mundo es un par de zapatos viejos, que tiene una sola entrada, no hay salidas, parece que sí, pero el universo es solo un fondo imaginario, y el aroma de aquellos zapatos viejos no es otro más que el de la nostalgia, es confundible con tantas cosas, pero son lo que son. Los zapatos viejos son tan viejos que ya no quieren andar, pero no depende de ellos, ni de sus ganas de girar, de dar un baile cumbianchero, ni una salsa que alegre el momento, tal vez un tango que insite a la tristeza, que no requiera tanto esfuerzo, porque el mundo es un par de zapatos viejos, tan terriblemente viejos, que no tardan en morir, no tardarán en ser sustituidos por el pie desnudo del viajero, que hasta que pierda ese par de zapatos comprenderá que esta muerto.


Esos pasos que faltan por recorrer pudieran ser gozados, pero no hay dirección alguna, no hay motivos para darlos, pero tiene que ser dados, porque así lo designó Dios, dios, o algún otro dios, un personaje tan mítico e incomprendido, que otorgó al mundo de una belleza, para decir antes que el mundo era un par de zapatos nuevos, pero no, el tiempo se convirtió en tiempo, y ahora el mundo es un par de zapatos viejos, tan viejos que no tienen edad, ni motivo ni nada, y el último paso que dé estará marcado por un himno silvado por la gente, y ese sonido será recordado eternamente, así de simple, eternamente.
*fotografía by kristhoper roe

CICLO DE CINE EN ZAMORA



Me parece admirable la labor que algunos Zamoranos realizan para incrementar el placer del arte y la cultura en la ciudad, es así que les recomiendo que vayan de verdad a este ciclo de cine en el Centro Regional de las Artes, ya que se pasarán películas que prometen demaciado y que lo más seguro es que dejen un muy buen sabor de boca, así que animense y allá nos vemos...

NACIERA LA CULPA

Llámame hipócrita, maldito,
pero no me llamen hombre,
porque lo soy y me avergüenzo,
porque no puedo dejar de serlo
y me duele,
porque duele acabar el mundo
y ni siquiera sentir culpa.
Llámame estúpido porque lo soy
ignorante con justa razón,
porque ignoro la conciencia
la justicia y el amor,
y aun así sonrió
riéndome de mi mismo
sin saber que sin sentido
vivo, vivo, ¿vivo?.
Será que soy tan débil,
si, mejor llámame débil,
para tener excusa y motivo,
para seguir por la vida como he ido,
ciego, mudo y sordo
otros miles de millones de años,
y así pretender que esto es un acto
de una obra interminable.

EN MEMORIA DE LUIS G. FRANCO

Escribo estas letras a escasas dos horas del conocimiento de la muerte del poeta Zamorano Luis Gustavo Franco, tanto así es mi tristeza que no se como empezar mi escrito, es que el destino lo puso en mi vida tan rápido, y tan rápido se lo llevó, pero jamás sus letras, su poesía.
Recuerdo como adquirí su libro de poesía "Poemas de luz y sombra", yo divagaba cerca de mi casa, apreciando un simple día, de un simple año de una simple vida, y ahí, en la comodidad de una caja, de esas que ya nadie desea, estaba el en su libro de poemas. Lo compre por diez pesos, y debo de decir que es el libro que más valor tiene y que obtuve por una ganga, pues cada letra que esta plasmada en el vale cien mil veces mucho más de lo que costó.
El libro rondó mi casa y sus poemas fueron siendo observados por mis ojos, asombrado veía la contraportada y me preguntaba cómo era que un hombre de mi ciudad podía escribir tales versos. Yo para ese entonces creía que el Padre Luis Gustavo ya había muerto, pero no era así, y en ese pensamiento pasaron los años, y su libro se volvió en mi libro de cabecera. Tiempo después por azares del destino, la rectora del C.E.S 1ro de Mayo, me observó en las bancas de la escuela con su libro, en el diálogo que captamos me comentó que el Luis Gustavo aun vivía, muy enfermo pero vivía, yo definitivamente debía conocerlo, debía decirle que admiraba sus letras, que eran tan certeras y tan vivas, simplemente perfectas. Oh destino, dos días después, después de tanto tiempo, solo dos días transcurrieron para que la muerte se lo llevara al paraíso de los poetas, y ante la noticia no puedo más que entristecerme con el único consuelo de que algún día nos veremos en el.
Luis Gustavo Franco a mi parecer ha sido el mejor poeta Zamorano, un personaje amplio y multifacetico, hoy se nos fue el creador de los versos más representativos de la ciudad, cargados de nostalgia, de fuerza, de pasión, versos dignos de cualquier poeta del mundo, pero son de él, exclusivamente de él. Su literatura logró lo que cualquier poeta hubiera deseado, unir a dos hombres sin conocerse, y conocerse, por medio de las letras, y es que aquí, mientras escribo esto, a mi lado esta su poemario, su alma, pues en cada verso hay una parte de él, secreta, atenta, que me transmite a cada lectura lo que el fue, y lo que será ahora en la vida eterna.
Me da tristeza su partida porque me hubiese encantado estrechar esa mano y ofrecerle mi respeto, pero se que el Padre Luis Gustavo Franco desde el cielo ahora lo sabe, y vive feliz en la vida eterna, gloriado con su poesía, escribiendo los mejores versos que algún día podremos escuchar, con un fondo de cielo maravilloso, digno del gran poeta.
Yo caminé por las constelaciones
y fui rasgando velos y palabras
empuñe los fusiles asesinos
el esdrújulo verbo y la grave metáfora
Tengo cuarenta años
no sé como me llamo
ando por galerías de silencio
con este fardo a cuestas y esta duda
gritando a Dios con la sangre ardiendo
no aprendí la verdad ni la mentira
repito sin saberlo la historia repetida
Sólo una cosa es absolutamente mía
la herida.

"PUS LUEGO Y PA´ QUE EDA"


Hoy me dije a mi mismo, y tuve que decírmelo sin tapujos, porque de otra manera no lo hubiera comprendido, y no, no es que sea tonto, es que simplemente a veces soy muy despistado, es que las palabras que resuenan en mi cabeza salen por alguna puerta trasera de la cual desconosco su origen y por ende no tengo la capacidad o el poder de clausurar esa salida, y pues quizá algún loco guardián de mi mente se dió un pase de salida y fue ahí cuando capté todo. -Maldita sea, tengo un blog, y no escribo casi nada de mi-. Fue cuando me pregunté si esa afirmación tendría sentido, pues cuántos locos creerían que me siento un pobre Velázco, Roncagliolo, Aura (en paz descanse), como esos jovencitos que se ponen la playera de su jugador favorito y al anotar el gol dicen, yo soy... No, no, no, quizá para eso se creó esa puerta, para que cuando aquella frase penetrara en mi mente no fuese analizada, por que claro, cual psicólogo se crea mil ideas, dos bandos, el de los pensamientos positivos, los que dicen -¡Claro, mis pocos pero fieles lectores gozarán de saber de mi vida!-. Mientras que el otro bando, el que como en toda típica historia parece el mas fuerte, o si no el más intimidador dice: -¿Quién va a leer esta mierda?. Vaya, ¿por qué tanto trabajo para algo que ya se esta haciendo?, ¿por qué? Que paradójico, que increíble, que sorprendente, que estúpido.


Bien mis estimados lectores, ya os puse a leer algo de mi, poco, quizá, extraño, definitivamente, pero todos los comienzos son pequeños, porque no creo que hayan existido hombres cuyo primer paso sea enorme, los siguientes, seguro que si, pero el primero, hay, hay, hay. ¿Algún valiente? tal vez pronto, pero yo, definitivamente no.

...

Que tengo yo que no tienen los demás humanos
Ni siquiera el mundo entero,
Con sus aves y sus flores perfectas
Habitando desde siempre y para siempre.
Me pregunto ¿Qué tendré?
Y pasó los años, pase muchos años respondiéndome eso,
Sin pensar quizá que habría respuestas,
Pero jamás la indicada
Será que me engañe entre teorías que salían de la nada,
Será que mi vida fue todo menos vida,
Tal vez.
La duda es mi única certeza,
Y es esa certeza es la que me deja un poco de fe
Por que la vida, tan fiel y traicionera
No me enseño a aprender,
No me dijo que había que construir mi propia tumba,
Y yo decía, que lo haga Dios, que lo haga Dios,

Y Dios cruzado de brazos me esperará como a todos,
Con una tarjeta que contendrá lo que necesite escuchar,
Porque en la vida aquello estaba regado por el infinito
Tan esparcido que mis brazos no alcanzaban a tocar.

Esta historia no tuvo principio señores,
Pero el consuelo es que tampoco tendrá fin,
Será un expediente guardado en el aire
Sin número ni código
Solo con un titulo
Inventado con imaginación, tan autentico
Que hará que mi publico, mis dos o tres públicos
O hasta en la intimidad yo mismo
Sepa simplemente que existí.

"La flor purpura"


Bien dicen por ahí, bueno no lo he escuchado decir pero seguramente lo han dicho, que quien no comparte la sabiduria de un libro, desperdicia la magia que este tiene para dar, y aunque tal vez esté yo mismo creando esta frase, no deniega en lo absoluto su certeza. Es así que me he decidido que al termino de un libro, escribir una pequeña semblanza y ya sea el caso, promover su lectura o no lectura, siendo esta segunda parte paradojicamente un crítica que incite a la lectura, aunque esta no sea en sí recomendable, pues creo que hasta los más sublimes escritores y asiduos lectores han tenido que leer ha personajes como Carlos Cuauthemoc Sánchez (sin ofender), pero en fin, sea cual sea el motivo, el primer libro que pretendo recomendar es el de la nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie, titulado "La flor purpura", este libro llegó a mis manos recomendado por una profesora de psicología laboral muy apreciada, y en donde al poco tiempo de conocerla se ganó mi confianza literaria, y como no hacerlo si se convirtió en la primera mujer que conocí que leyó el mismísimo "abril rojo" de Santiago Roncagliolo. Para mi era una novedad leer algo de un personaje instruido en una cultura como la africana, pues dentro de mi estilo, los estilos carateristicos de cada lugar crean un preambulo de su literatura, y en este caso, el estilo Nigeriano de Adichie estaba a la expectativa. Pero cual fue mi sorpresa al quedar atrapado en la historia de Kambili, una jóven nigeriana que junto con su hermano vive bajo el estilo de vida de una intolerancia religiosa y una monotoneidad impuesta por el riguroso "Padre" de ambos, es así que este personaje retraido logra expresar al mundo sus ideas y logra ella misma su autonomía de pensamiento cuando pasa unos días con su tía Ifeoma, hermana de su padre, quien es profesora de una universidad y muestra a Kambili nuevas posibilidades de vida, desafiando lo ya establecido por años de delineamientos absurdos. La escritora nos muestra una narrativa bastante descriptiva, la cual maneja mucho el escenario, los lugares y nos hace imaginarnos un Nigeria bastante peculiar y quizá muy desconocido para nosotros los occidentales, nos introduce en su cultura y la traductora del libro mantiene muchas de las palabras originales en los dialectos utilizados para que el libro no pierda esa identidad, quizá uno de los puntos negativos del libro es que la historia es bastante lineal y no contiene capitulos con demaciadas situaciones que tengan al lector a la expectativa de lo que pasará, tal vez es un poco predecible pero definitivamente la historia esta tan bien planteada que no hace que el lector se cuestione estos aspectos, definitivamente es un libro que recomiendo y del cual gozé mucho de su lectura.

¡Viva México! o ¿Vivo México?

Me pregunto si México desease que le escribiera algunas letras, me cuestiono si no lo tomaría como otras tantas para su colección de utopías graciosas, pues cómo podría tomarse México algún comentario en una realidad tan vergonzosa, y seré honesto, seamos honestos con México, pues nos ha tanto, quizá todo, y nosotros, “orgullosos mexicanos” parecemos todo, menos precisamente eso, mexicanos. Y es que no se necesita sombrero ni botas, mucho menos gritos de un “Viva México cabrones” que no parece tan vivo, y donde lo de cabrones queda tan ajustado, seamos justos.
Parece que nos hemos olvidado del verdadero sabor del mexicano, de esa escencia que conduce al verdadero personaje, al humilde, al que no se “raja”, al valiente, al trabajador, al compadre, al amigo.
Y México solo volverá a ser México si nos volvemos a convertir en aquel ser real, el de la gloria y la lucha, y no a la de armas, sino a la mayor revolución de todas, a la de la dignidad. Y solo así gritaremos “Viva México” con honestidad, y solo así los colores verde, blanco y rojo ondearan con fuerza en lo alto de las astas sin ningún remordimiento.
Es así mis estimados lectores que México no necesita palabras de aliento, sino acciones, nuevos héroes cotidianos que necesitan salir de nosotros mismos, porque México es perfecto, bello, puro, colorido y manifiesta millones de adjetivos más.
México no es nuestro México, nosotros somos de México, y como tales, nuestro trabajo es por México. Pero nuestro país es tan noble que no desea nada, nunca lo ha hecho, pero si agradece con creses la humildad, el amor y la pasión por él. México, único e inigualable no incita más que a simplemente amarlo.

LA PENA DE ESCRIBIR


Háganme el favor estimados lectores, que ahora resulta que todos debemos ser buenos escritores, solo eso faltaba, que nos vengan con ese maleficio a los que no tenemos culpa, a los que, bueno, estudiamos, pero no es para tanto, ¿cómo es posible que nos pongan a hacer ensayos de cuatro paginas? ¡si! Escucho usted bien, cuatro cuartillas, ¿cree usted eso justo?. Y para acabarla hasta se molestan los profesores cuando los trabajos tienen faltas ortográficas, como si nosotros tuviéramos la culpa de que la computadora no las corrigiera bien. Es el colmo, con tantas cosas por hacer, no entienden que debemos centrarnos en lo nuestro, en el ambiente, en lo de afuera, disfrutar de todo, absolutamente todo lo que nos acontece, para que demonios nos va a servir escribir, ni que quisiéramos ser como esa bola de aburridos, si de esos que están guardados en las bibliotecas, mas escondidos que los muertos, pero no, resulta que nos quieren engañar diciendo que es para nuestro beneficio, que según eso debemos redactar bien para nuestras profesiones, ¿cree usted?. Si yo por ejemplo que estoy estudiando psicología, a mi para que me sirve eso de escribir, digo, claro que se escribir, si desde chiquito aprendí, nomas se awuitan los profesores por que me copio dos tres líneas de internet, pues si para eso es ¿no? y hasta muchos quieren que conclusiones, pues si luego para eso esta lo demás. Ya no hay decencia, estamos en una crisis de verdad. No entiendo por que son así, seguramente tienen miedo a que les tumbemos la chamba. Bueno regresando a mi ejemplo, les decía que pues yo como psicólogo voy a estar frente a la gente, ayudándola, curándola de sus problemitas, ellos que van a saber si se escribir bien, para nada, ellos a lo que van, si luego pa eso estamos, además no hay tiempo para esas cosas, ya esta uno muy viejo disque para volverse a aprender las reglas de ortografía, ni modo que le pregunte a mi hermanito, como cree, uno esta muy ocupado. Uh y si les contara, eso no es todo, resulta que para acabarla, hasta quieren que leamos, nombre, si eso si es el colmo, nos dejan unos librotes como de cien paginas y nos dan nada mas un mes para leerlo, ¿verdad que esta difícil? y por si fuera poco algunos hasta nos dejan de dos. Deberían ponerse de acuerdo los profes para que esto no pasara, yo se que ahora me entienden mis lectores, y ya le voy a parar por que luego se me cansan, lo digo por que yo ya me canse de escribir, si fue un esfuerzote, pero verdad que ni se nota, ¿tonces para que?, ni modo, nomas hay que echarle ganas, así de panzazo, por que digo, la verdad pues esta muy difícil cambiar o ¿no?
*fotografia jaime garba

...NO TUVO PRINCIPIO


De mi puño no deben de salir las palabras, mis pasos deben ser certeros, ciertos e indudables, sin mirar atrás, ¡sin mirar atrás!, ¿sin mirar atrás?, manteniendo atentos mis oídos al sonido de lo abierto, lo infinito. Y mi camino no tuvo principio, no lo recuerdo, y no es tristeza, no es melancolía, por que no he tenido tiempo de pensar por qué, de encontrar razones o excusas, de esas que son tan requeridas, de esas que le sirvieron a la vida para volverse vida, tan falsa, tan reprimida, por eso, y solo por eso, camino hacia el otro lado, aunque no exista lo que quiero que exista, por que aun así me queda la duda, por que la verdad, sus verdades matan, y no quiero morir, no ahora.
¡Vuelve! ¡vuelve! Gritan las almas detrás, y a lo lejos mis ojos desean echar un vistazo, tal vez alguna parte de mi, la menos sabía, desearía volver, pero esa parte es tan estúpida, tanto que la olvidaré regada por el camino, aunque el césped la rechace deprisa, aunque no tenga lugar a donde ir, aunque esa parte haya sido mi vida, por que desde que comencé el recorrido existe otra manera de respirar, de darme cuenta de que no soy un ser humano, simplemente soy algo.
Y más allá, en la distancia más marcada, cuando las voces sean susurros, mis pasos ya incontables, serán mi única arma, y mi puño habrá inspirado lo inesperado, mientras mis ojos coordinan espacio, instantes gloriosos para vocearme a mi misma un logro, en aquél camino inexistente, en aquél destino utópico, y cuando por fin mire hacía atrás, un lazo casi infinito, de visibilidad invisible estará uniéndome a lo que fui, pero sin alejarme de lo que ya me habré convertido, en un lugar que solo yo llegaré a conocer.
LA FOTOGRAFIA ES DE MI GRAN AMIGO RICARDO SANTOS, Y JUNTO CON EL TEXTO SERAN PARTE DE UNA EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFIA LITERARIA QUE MAS ADELANTE ANUNCIARE A DETALLE.

FOTOGRAFIAS JAIME GARBA




HE AQUI ALGUNAS DE LAS FOTOGRAFIAS TOMADAS POR SU SERVIDOR EN ESTOS DIAS, ACLARO, NO SOY FOTOGRAFO, PERO ME ENCANTA LA FOTOGRAFIA, CREO QUE ES ALGO TAN MAGICO, POR QUE DE UNA IMAGEN ESTATICA PUEDES PARTIR HACIA TODA UNA HISTORIA.


HOY EN PARTICULAR QUIERO ANUNCIAR QUE ES EL CUMPLEAÑOS DE MI HERMANO Y CELEBRE ESCRITOR JOSE IVAN GARBA, UNA FELICITACION PARA EL QUE ES LA PERSONA QUE MAS ME HA INSPIRADO EN LA VIDA.



JAIME GARBA

NO ES UNA BROMA, ESTAS MUERTO.




Recorro los pasillos del hospital tan cotidianamente que olvide lo que es la vida en sí, ver humanos en las camas con papeles que describen sus males sobre su cabeza se convirtió en una rutina, y mi corazón late a un ritmo, pero no a su ritmo, serán los tiempos de algo más, será por eso que se inventó la palabra misterio, quizá nunca lo sabremos, quizá nunca lo sabré.
Y mientras tanto seguirán despegando almas de aquellas camas, seguirán un rumbo tan distinto pero al mismo tiempo tan igual, por que todos partiremos hacia aquel camino, sin distinciones, sin escalas, directo, con la única diferencia de que nunca sabremos cuándo, ni dónde.
Mis pasos son los mismos, el dolor parece ser uno solo, aquél indescriptible, aquél que seguramente quiere decir algo, y al que pocos quieren escuchar. Hay un sonido, y pocas veces es el de la esperanza, son palabras, tan absurdas, inservibles e innecesarias que parece una broma, pero no lo es, de pronto, esta muerto. Y los diagnósticos solo son malos acompañantes, guardias malignos que vigilan nuestros pasos, y la cuenta regresiva muchas veces es la mayor condena, pues el cielo aguarda muchas veces como la única salida.
Puede ser pronto o tal vez prolongado, llegará, la edad no significa nada, solo un número que hace mas difícil la despedida, el nombre reconoce el cuerpo, y los recuerdos se tienen que guardar tan aferradamente para que la vida no se vaya por completo.
La muerte seguirá presente, tan viva, dejando y despojando de todo a quien se le de la gana, debatiendo con el destino nuestros destinos, preparando a todos con enseñanzas que pasan por desapersividas, pero que en aquel lugar, aquel hospital que guarda muchas veces los últimos instantes de la vida, se convierte en un aula de enseñanza, donde los pasos, aquellos que son tan sordos y las miradas que no quieren mirar fijamente, deben de ser retiradas, y arrastrar nuevos tiempos, de fe y esperanza, para que la vida, sea vida, y aunque se vaya, jamás deje de ser vida.
Por: Jaime Garba.
En honor a aquel joven muerto de lupus, que soñó ser futbolista, si en el cielo hay balones, serás el mejor.

Adiós a Alejandro Aura y Victor Rascón Banda



Las letras se envolvieron de luto una vez más con el fallecimiento de los grandes escritores Alejandro Aura y Víctor Hugo Rascón Banda, grandes expositores de las letras mexicanas quienes dedicaron su vida al quehacer literario y cultural. En un programa del canal 22 pude observar un programa que conducía Alejandro Aura, del cual el nombre no recuerdo, pero ayer retransmitieron una parte de un episodio grabado en 1989, donde se encontraba junto a Juan José Arreola y Jaime Sabines, donde a casi 20 años de aquel programa, Aura tomó un papel para mostrarlo a Arreola el cual decía “el final” y de donde el mismo Juan José expresó que los seres humanos debíamos al ser viejos volver a cursar el preescolar, volver a educarnos, para ser como niños y posteriormente como bebes para aprender a bien morir, a su vez, Sabines expresaba que la muerte se tenía que aprender a solas, pues cada ser humano en su infinita subjetividad necesitaba de esa soledad para comprender aquel misterio, Aura, escuchaba atento a lo que aquellos prodigios decían, sin pensar que en dos décadas comprendería con exactitud que querrían decir aquellas palabras. Y que decir de Rascón, un incansable de los derechos de los escritores, líder de la SOGEM, guionista, escritor, Banda con sus más de cincuenta obras deja junto a Aura un legado imposible de olvidar.
Es así que las letras muestran respeto ante la partida de estos dos grandes representantes, pero a su vez debemos comprender que ellos emprendieron la mitad de su existencia, por que la otra mitad se ha quedado con nosotros para la prosperidad, pues es que la labor del creador es dejar parte de sí en lo que crea, en la pasión impregnada en sus obras, y definitivamente estos dos grandes no son la excepción, Aura y Banda ahora son parte del grupo selecto de escritores que desde el cielo dialogan de la trascendencia lograda, y del éxito que seguramente nunca desearon alcanzar.
Jaime Garba
*fotos extraídas de buscador imagenes google.com

Por que hoy será ayer mañana.




¿Dónde quedó?, no lo veo, fue tan rápido, violento hasta cierto punto. Dolió. Duele al recordarlo. Dolerá al revivirlo. Nunca se irá completamente. Sería ese un consuelo. Debiera serlo, es lo único que queda.
El sol se ocultó casi al pasar el medio día, extraño para un día de verano, lógico para mi momento. Ahí estaba, oculto entre la multitud, entre un oleaje de individuos que no trataban de decir nada, que sus miradas mutilaban mis pensamientos invadiéndolos de más que basura, de verdades. Mi respiraciones acrecentó cuando note mi cuerpo desfallecer, mis piernas se doblaban a ratos gastando el poco equilibrio que podían tener. Al poco tiempo cesó. Mi visión y mi conciencia huyeron cobardemente, o tal vez haciendo lo más inteligente en ese momento.
Desperté entre abucheos silenciosos, entre expectativas tan falsas como aquel momento. Rogando, por primera vez rogando, humillando esa piel tan gastada en vidas absurdas, esperando a que el hoy fuera ayer mañana. Y si, hasta mañana para tener unas horas para meditar, para hacer lo que acostumbraba a diario, ocultar y ocultar eso que esta a mis espaldas, culpando a los demás cuando tenía suerte, o a mi mismo en mis peores días.
Ese mañana pudo haber llegado si se lo hubiera permitido, habría sido paciente conmigo, tal vez hubiese sido lo único que quizá me respetaría, pero vivió en un “hubiera” que se nunca llegara.
Ahora esas horas se dejaron venir encima, burlándose de todo lo sutil que existiera, dejando a su paso más que insultos y plegarias sarcásticas. ¿Y la gente? Y esa gente que estaba tan atenta, tan preocupada por lo que siguiera, sigue ahí, ahora entiendo, no es su culpa, son los miedos, mis miedos, los que me toman de la mano, esperando como yo haber quien se sofoca primero.


Jaime Garba.
*las fotografias de este blog son tomadas por jaime garba, excepto las que se indiquen.

TIERRA, TU QUE ME HAS DADO TODO, ¿QUE TE HE DADO YO A TI'


Existes desde siempre, sin un por qué, sin afirmaciones, sin dudas, existes por la magia que implicas, indescriptible, irremplazable, tan llena de vida, fuiste vida, eres total y absoluta vida, eres dueña de estos, de aquellos pies blasfemos que no merecen tocar tu cuerpo, tierra.
Estoy ahora aquí, tan indefenso como debo serlo, tan cobarde como siempre, diciendo amarte, respetarte, seguirte, pero si el amor es matar, lo hago claramente. Mato tu fértil luz, las diminutas y millares partes de ti, mato tus raíces y con ello tus brazos, tu rostro, tu piel, que no es otra cosa que aquellos bellos arboles, aquellos tallos que inspiran a la nobleza, tu viento que sacude tus gestos como baile eterno, tu arena que frota y acaricia suavemente lo que se postre sobre ella. Ya no hay, se van. Y parezco estar orgulloso, parece que el pedazo de concreto que ahora piso calla tus lamentos, pero soy yo el sordo, y es mi cuerpo lo obvio, pues también oh tierra, yo estoy muriendo. Tu que me has dado todo, ¿Qué te he dado yo a ti?, bofetadas que no paran, reproches insensibles que tu recibes con calma, y aún así tierra, me amas, me regalas con las mañanas lo poco que te he dejado, y con esa calma bastaría para imaginar el daño que te hago, para inspirarme en tu totalidad, en que no eres mía, en que yo soy tuyo. Y no me odias aunque lo merezca, y no dices nada por que tal vez no sabré entenderlo, por que lo veo, y aun así no alcanzo a creer que te estoy poniendo tan lejos. Tierra, mi amada tierra, disculpa mi sadismo, disculpa si todo tendrá un fin, pero déjame decirte algo, solo algo tan sincero, solo para ti habrá un consuelo, pues en las cuestiones eternas de la vida, tu eres infinita, y al final de los tiempos, seguro seré yo quien tome la partida, y tal vez mañana con tu vida, resurgirás mi amada tierra, tan infinita, y mas viva, y yo fusionado en ti, seguiré siendo tan indigno, y tu mi suprema tierra, seguirás siendo perfecta.
Jaime Garba

lo que las letras cuentan

Las letras, tan simples, tan complejas, siempre tienen algo que decir, con sentido o sin sentido, estan cargadas de contenido, y es ese contenido el que da vida en cada individuo dependiendo de su perspectiva, este blog mi estimados lectores, no es apto para criticos de literatura, pues solo pretende hechar un manojo de letras a sus ojos con la intencion de crear algo, es así que surge "Lo que las letras cuentan" por que no importa que, habrá algo que contar.

Pretenderé hacer de este blog un espacio que brinde sea lo que sea, algo con un valor intelectual, critica, poesia, reseñas, y todo aquello que se aparesca ante mis ojos y que se cocine al calor de una pluma y de mi mente. así que bienvenidos sean a "Lo que las letras cuentan"

Seguidores

Google Search

Si hay algo que decir, digalo.

Cuántos somos

Este mes debe de ver a: La dichosa palabra

Loading...

Acerca de su servidor.

Para los que preguntaban si solo le hago a la farandula, pues aquí un poco de mi curriculúm: soy estudiante de psicología del C.E.S 1ro de Mayo de Michoacán en México, escritor, guionista teatral, fuí editor de la revista universitaria independiente "Ecos", columnista de la revista "Desafío Magazine" en Watsonville California Estados Unidos y colaboré en el programa cultural escaparatv en la sección de literatura. Tengo en mi haber 3 libros "Perspectivas" 2004, (relatos) "Noches Casuales, noches absurdas... Bienvenida la noche" 2006 (poesía y escritos) y "Bienvenidos a San Juan Palmira" 2007 (novela) todos publicados de manera independiente, participo activamente en el colectivo "Luis Gustavo Franco", publico en diarios de manera independientes así como en este mi humilde pero sincero blog.

mi blog tiene hambre de comentarios


Feria del libro de Zamora. Sep 09

El poder de los libros

en la Feria del libro de Tlaxcoapan Hidalgo.

Colectivo Luis Gustavo Franco.

Santiago Roncagliolo y su servidor

Laura Avalos y su servidor

Martín Duarte, Xavier Velasco y su servidor

Colectivo Luis Gustavo Franco y amigos

Día mundial de la poesía, CRAM