LEER...¿DEBER O QUERER?


Hace un par de días husmeando entre revistas sin sentido, (y digo sin sentido porque eran revistas del magisterio)me encontré con un buen articulo* de mi maestro de creación literaria (a distancia e impersonal pero maestro) Óscar de la Borbolla, en el cual hacía una crítica bastante amena a lo que últimamente se ha querido implementar en México, el famoso fomento a la Lectura. Desde años se ha intentado incentivar a los ciudadanos, en especial a los niños y jóvenes al maravilloso pero muy desconocido mundo de la lectura y, estos intentos, por más fuertes que pretendan (al criterio de nuestros gobiernos e instancias culturales) han sido fallidos.

Digo que la critica de Óscar de la Borbolla fue amena, porque éste relata la importancia de la lectura desde su perspectiva como escritor y profesor de letras y, comenta cómo fue que él se convirtió en lector, siendo la forma la cual lo hizo de manera intuitiva, por así decirlo, acercándose a los libros que existían en su casa, pues en sus años de niñez, no se andaban con jueguitos de fomento a la lectura, quizá por cuestiones de contexto cultural, entendiéndose por esto a las muchas competencias desleales que tiene la lectura actualmente por la invasión de diferentes medios si bien no similares, sí que compiten por la atención de los prospectos a lectores. Dice Óscar de la Borbolla: Me acerqué a ese libro como me acerqué a la primera pelota de mi vida: sin saber. Y tanto con el libro como con la pelota tuve que esforzarme para entender las reglas que me permitiría jugar con ellos. Buena analogía ésta, la cual no es otra cosa más que la reflexión de qué la lectura no es un deber, sino un querer, claro, contiene reglas como la más simple de las actividades, pero que si a ésta se le pone un imperativo de obligación, se desprende de su sentido original. Recuerdo de igual manera una entrevista a Idelfonso Falcones, escritor español, donde hablaba de que la lectura no debe de ser un hábito, pues esto implica que se hace ya no tanto por gusto, sino por la constancia de hacerlo.

Hasta este punto se puede considerar la posibilidad de convertirse en lector el individuo por méritos propios o, más interpersonales, sin embargo y, retomando lo de un principio respecto al fomento a la lectura, éste aspecto también es de importancia, porque es también necesario hablar de la necesidad de la educación en el país como medio de desarrollo, pues por lógica se sabe que la lectura juega pieza clave en el aprendizaje, pero, ("pero" que espero no destituya todo mi texto)aun sabiendo esta necesidad, se sigue con los números rojos en cuanto a personas que leen en el país, dando por resultado, personas ignorantes (tomando la ignorancia como sentido literal, del hecho de ignorar algo, y no como un despectivo). Entonces debemos preguntarnos ¿por qué la gente sigue sin leer?, bueno, hay muchas opciones y, ya que hablamos del segundo aspecto que es el externo al individuo, hay una buena excusa. Les paso unos datos tomados de la UNESCO y del INEGI acerca de la lectura en México:


-Hay una biblioteca por cada 15 mil habitantes. En 1983, sólo había una por cada 240 mil mexicanos.


-Existen 1,178 puntos de venta de libros en la República que comparten el espacio de oferta con otros productos.


-Existen sólo 500 locales en todo el país, donde sólo se venden libros.


-43% de las librerías se ubican en la ciudad de México y su área metropolitana.


-Existe una librería por cada 206 mil habitantes en nuestro país (el índice más bajo de librerías en Hispanoamérica).


-94% de los municipios de México no tienen librerías.


Estos datos son verdaderamente sorprendentes si queremos pensar que se está haciendo una campaña (que ya lleva años) de fomento a la lectura, pues dichos números son tan pobres que parece una broma, más aun, si tomamos en cuenta de que la mitad de estos datos son del sector privado.

No hay que ser tan pesimistas, es cierto, ya que todo tampoco depende de nuestro hermoso gobierno, el cual obviamente tendrá en voces decir que la lectura es prioridad, pero que sin embargo sólo quedará en actos vánales y sin trasfondos, mientras siguen laborando sus mismas empresas culturales que fomentan la lectura y la literatura y, que quizá, con fortuna, año con año con un poco de más impulso. Mientras tanto no debemos dejarle nada a la suerte y, me atrevo a decir que apostaría más por el pensamiento Óscar de la Borbolla y, dejar que nuestra intuición nos guíe, claro, manejando un poco los impulsos y los vicios que se tienen actualmente en cuanto a los distractores que nos rodean, ya que hay que tenerle fe a los libros y un poco de precaución, porque una ves que se tienen en las manos, es muy difícil soltarlos.


*tomado de la revista magisterial Educare.

Otoños

Lentamente recurrí a una excusa, quizá no la más viable, tal vez hasta la más absurda. El calor sofocante era necesario para hacerme ver ridículo, para opacar cualquier sarcasmo intelectualoide que acompañara a mi facha, faceta, temple de escritor.
-Es tarde, me tengo que ir. Dijiste con una sonrisa que ocultaba la risa de mi desdicha.
-Pero si tan sólo son las seis.
-Es tarde para para mi.
La recompensa de aquella despedida fue la vista de tu cuerpo, tu espalda semi desnuda por aquella blusa que contrastaba por el aire frió, aquella que exhibía tus hombros atrevidamente y que conjuntamente mostraba tus curvas geometricamente exactas que dibujaban hasta abajo un par de piernas perfectamente torneadas. Agradecí que tu puerta tuviese tres chapas. Me quedé diez minutos afuera de tu casa, lo supe porque sabes que siempre fui un obsesivo del tiempo, eran las seis y diez. Vi como cada luz de tu casa se encendía y, como de vez en cuando la cortina principal ondeaba junto a una mirada para ver si ya me había marchado.
Una, dos, tres, cientos, miles y quizás millones de gotas se postraron sobre mi. No hubo motivos románticos para aquello, seguro los cambios climatológicos lanzaron esa lluvia inesperada, pero fue tan acertiva que agradecí a la madre naturaleza que me diera el fondo perfecto para un individuo tan patético en una situación tan trillada.
Mis sillones no merecían la infamia que les otorgué, mi cuerpo empapado se recostó por cada milímetro de éstos con el peso que mi alma había acumulado por la tristeza. Levanté sólo tres cuartas partes de mí para acercar el teléfono. Siete y media, la ausencia del típico "ring" de mi viejo aparato ya causaba estragos sobre mí. Intenté llamarte pero no creí que fuera lo indicado. Me aferré a la idea de que llamarías incluso en el sueño que concilie a las tres de la mañana. Más tarde pensé que lo hiciste, seguro así fue, sólo que estaba tan profundamente dormido que no lo escuché. Eso me calmó.
-Nuevo día. Pensé con mi gran excusa. Caminé aquel trazo que horas atrás era un fondo teatral del acto dramático. El otoño ahora sí concordaba con el sonido de cada hoja que crujía debajo de mis pasos.
Ahí estaba frente a tu casa, lo suficientemente temprano para que no me vinieras con lo mismo. Ocho y veinticinco. Esperé cinco minutos más, por protocolo de redondeo. Toqué solo un par de veces, sabía que saldrías, sabía que me mirarías y que desearías un beso mío. Pero aquello era sólo un pensamiento.
No saliste, seguro hubo una razón para no hacerlo durante los siguientes tres años, al cuarto ya no regresé, sé que si estabas, pero yo tuve que irme a otra ciudad, ya sabes, cosas del trabajo, de verdad no quería. Regresé tiempo después, cuando me convertí en un hombre hecho y derecho, si me hubieses visto te hubieras sorprendido, ya no habría hecho el ridículo. Ya no escribía, lo dejé de hacer cuando me di cuenta de que era muy malo. Mi mala suerte siguió siendo muy mala, no te encontraba, por más que te buscaba, por más que la lógica me decía que debías de estar, seguro hubo buenas razones, pero en fin. A veces aun paso por ahí, ya van varios otoños, sigue lloviendo inadecuadamente y me sigo mojando de vez en año a eso de las seis y diez. Mis sillones ya no sirven, la humedad los consumó, así como a mi corazón.

Seguidores

Google Search

Si hay algo que decir, digalo.

Cuántos somos

Este mes debe de ver a: La dichosa palabra

Loading...

Acerca de su servidor.

Para los que preguntaban si solo le hago a la farandula, pues aquí un poco de mi curriculúm: soy estudiante de psicología del C.E.S 1ro de Mayo de Michoacán en México, escritor, guionista teatral, fuí editor de la revista universitaria independiente "Ecos", columnista de la revista "Desafío Magazine" en Watsonville California Estados Unidos y colaboré en el programa cultural escaparatv en la sección de literatura. Tengo en mi haber 3 libros "Perspectivas" 2004, (relatos) "Noches Casuales, noches absurdas... Bienvenida la noche" 2006 (poesía y escritos) y "Bienvenidos a San Juan Palmira" 2007 (novela) todos publicados de manera independiente, participo activamente en el colectivo "Luis Gustavo Franco", publico en diarios de manera independientes así como en este mi humilde pero sincero blog.

mi blog tiene hambre de comentarios


Feria del libro de Zamora. Sep 09

El poder de los libros

en la Feria del libro de Tlaxcoapan Hidalgo.

Colectivo Luis Gustavo Franco.

Santiago Roncagliolo y su servidor

Laura Avalos y su servidor

Martín Duarte, Xavier Velasco y su servidor

Colectivo Luis Gustavo Franco y amigos

Día mundial de la poesía, CRAM