...

Que tengo yo que no tienen los demás humanos
Ni siquiera el mundo entero,
Con sus aves y sus flores perfectas
Habitando desde siempre y para siempre.
Me pregunto ¿Qué tendré?
Y pasó los años, pase muchos años respondiéndome eso,
Sin pensar quizá que habría respuestas,
Pero jamás la indicada
Será que me engañe entre teorías que salían de la nada,
Será que mi vida fue todo menos vida,
Tal vez.
La duda es mi única certeza,
Y es esa certeza es la que me deja un poco de fe
Por que la vida, tan fiel y traicionera
No me enseño a aprender,
No me dijo que había que construir mi propia tumba,
Y yo decía, que lo haga Dios, que lo haga Dios,

Y Dios cruzado de brazos me esperará como a todos,
Con una tarjeta que contendrá lo que necesite escuchar,
Porque en la vida aquello estaba regado por el infinito
Tan esparcido que mis brazos no alcanzaban a tocar.

Esta historia no tuvo principio señores,
Pero el consuelo es que tampoco tendrá fin,
Será un expediente guardado en el aire
Sin número ni código
Solo con un titulo
Inventado con imaginación, tan autentico
Que hará que mi publico, mis dos o tres públicos
O hasta en la intimidad yo mismo
Sepa simplemente que existí.

"La flor purpura"


Bien dicen por ahí, bueno no lo he escuchado decir pero seguramente lo han dicho, que quien no comparte la sabiduria de un libro, desperdicia la magia que este tiene para dar, y aunque tal vez esté yo mismo creando esta frase, no deniega en lo absoluto su certeza. Es así que me he decidido que al termino de un libro, escribir una pequeña semblanza y ya sea el caso, promover su lectura o no lectura, siendo esta segunda parte paradojicamente un crítica que incite a la lectura, aunque esta no sea en sí recomendable, pues creo que hasta los más sublimes escritores y asiduos lectores han tenido que leer ha personajes como Carlos Cuauthemoc Sánchez (sin ofender), pero en fin, sea cual sea el motivo, el primer libro que pretendo recomendar es el de la nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie, titulado "La flor purpura", este libro llegó a mis manos recomendado por una profesora de psicología laboral muy apreciada, y en donde al poco tiempo de conocerla se ganó mi confianza literaria, y como no hacerlo si se convirtió en la primera mujer que conocí que leyó el mismísimo "abril rojo" de Santiago Roncagliolo. Para mi era una novedad leer algo de un personaje instruido en una cultura como la africana, pues dentro de mi estilo, los estilos carateristicos de cada lugar crean un preambulo de su literatura, y en este caso, el estilo Nigeriano de Adichie estaba a la expectativa. Pero cual fue mi sorpresa al quedar atrapado en la historia de Kambili, una jóven nigeriana que junto con su hermano vive bajo el estilo de vida de una intolerancia religiosa y una monotoneidad impuesta por el riguroso "Padre" de ambos, es así que este personaje retraido logra expresar al mundo sus ideas y logra ella misma su autonomía de pensamiento cuando pasa unos días con su tía Ifeoma, hermana de su padre, quien es profesora de una universidad y muestra a Kambili nuevas posibilidades de vida, desafiando lo ya establecido por años de delineamientos absurdos. La escritora nos muestra una narrativa bastante descriptiva, la cual maneja mucho el escenario, los lugares y nos hace imaginarnos un Nigeria bastante peculiar y quizá muy desconocido para nosotros los occidentales, nos introduce en su cultura y la traductora del libro mantiene muchas de las palabras originales en los dialectos utilizados para que el libro no pierda esa identidad, quizá uno de los puntos negativos del libro es que la historia es bastante lineal y no contiene capitulos con demaciadas situaciones que tengan al lector a la expectativa de lo que pasará, tal vez es un poco predecible pero definitivamente la historia esta tan bien planteada que no hace que el lector se cuestione estos aspectos, definitivamente es un libro que recomiendo y del cual gozé mucho de su lectura.

¡Viva México! o ¿Vivo México?

Me pregunto si México desease que le escribiera algunas letras, me cuestiono si no lo tomaría como otras tantas para su colección de utopías graciosas, pues cómo podría tomarse México algún comentario en una realidad tan vergonzosa, y seré honesto, seamos honestos con México, pues nos ha tanto, quizá todo, y nosotros, “orgullosos mexicanos” parecemos todo, menos precisamente eso, mexicanos. Y es que no se necesita sombrero ni botas, mucho menos gritos de un “Viva México cabrones” que no parece tan vivo, y donde lo de cabrones queda tan ajustado, seamos justos.
Parece que nos hemos olvidado del verdadero sabor del mexicano, de esa escencia que conduce al verdadero personaje, al humilde, al que no se “raja”, al valiente, al trabajador, al compadre, al amigo.
Y México solo volverá a ser México si nos volvemos a convertir en aquel ser real, el de la gloria y la lucha, y no a la de armas, sino a la mayor revolución de todas, a la de la dignidad. Y solo así gritaremos “Viva México” con honestidad, y solo así los colores verde, blanco y rojo ondearan con fuerza en lo alto de las astas sin ningún remordimiento.
Es así mis estimados lectores que México no necesita palabras de aliento, sino acciones, nuevos héroes cotidianos que necesitan salir de nosotros mismos, porque México es perfecto, bello, puro, colorido y manifiesta millones de adjetivos más.
México no es nuestro México, nosotros somos de México, y como tales, nuestro trabajo es por México. Pero nuestro país es tan noble que no desea nada, nunca lo ha hecho, pero si agradece con creses la humildad, el amor y la pasión por él. México, único e inigualable no incita más que a simplemente amarlo.

LA PENA DE ESCRIBIR


Háganme el favor estimados lectores, que ahora resulta que todos debemos ser buenos escritores, solo eso faltaba, que nos vengan con ese maleficio a los que no tenemos culpa, a los que, bueno, estudiamos, pero no es para tanto, ¿cómo es posible que nos pongan a hacer ensayos de cuatro paginas? ¡si! Escucho usted bien, cuatro cuartillas, ¿cree usted eso justo?. Y para acabarla hasta se molestan los profesores cuando los trabajos tienen faltas ortográficas, como si nosotros tuviéramos la culpa de que la computadora no las corrigiera bien. Es el colmo, con tantas cosas por hacer, no entienden que debemos centrarnos en lo nuestro, en el ambiente, en lo de afuera, disfrutar de todo, absolutamente todo lo que nos acontece, para que demonios nos va a servir escribir, ni que quisiéramos ser como esa bola de aburridos, si de esos que están guardados en las bibliotecas, mas escondidos que los muertos, pero no, resulta que nos quieren engañar diciendo que es para nuestro beneficio, que según eso debemos redactar bien para nuestras profesiones, ¿cree usted?. Si yo por ejemplo que estoy estudiando psicología, a mi para que me sirve eso de escribir, digo, claro que se escribir, si desde chiquito aprendí, nomas se awuitan los profesores por que me copio dos tres líneas de internet, pues si para eso es ¿no? y hasta muchos quieren que conclusiones, pues si luego para eso esta lo demás. Ya no hay decencia, estamos en una crisis de verdad. No entiendo por que son así, seguramente tienen miedo a que les tumbemos la chamba. Bueno regresando a mi ejemplo, les decía que pues yo como psicólogo voy a estar frente a la gente, ayudándola, curándola de sus problemitas, ellos que van a saber si se escribir bien, para nada, ellos a lo que van, si luego pa eso estamos, además no hay tiempo para esas cosas, ya esta uno muy viejo disque para volverse a aprender las reglas de ortografía, ni modo que le pregunte a mi hermanito, como cree, uno esta muy ocupado. Uh y si les contara, eso no es todo, resulta que para acabarla, hasta quieren que leamos, nombre, si eso si es el colmo, nos dejan unos librotes como de cien paginas y nos dan nada mas un mes para leerlo, ¿verdad que esta difícil? y por si fuera poco algunos hasta nos dejan de dos. Deberían ponerse de acuerdo los profes para que esto no pasara, yo se que ahora me entienden mis lectores, y ya le voy a parar por que luego se me cansan, lo digo por que yo ya me canse de escribir, si fue un esfuerzote, pero verdad que ni se nota, ¿tonces para que?, ni modo, nomas hay que echarle ganas, así de panzazo, por que digo, la verdad pues esta muy difícil cambiar o ¿no?
*fotografia jaime garba

Seguidores

Google Search

Si hay algo que decir, digalo.

Cuántos somos

Este mes debe de ver a: La dichosa palabra

Loading...

Acerca de su servidor.

Para los que preguntaban si solo le hago a la farandula, pues aquí un poco de mi curriculúm: soy estudiante de psicología del C.E.S 1ro de Mayo de Michoacán en México, escritor, guionista teatral, fuí editor de la revista universitaria independiente "Ecos", columnista de la revista "Desafío Magazine" en Watsonville California Estados Unidos y colaboré en el programa cultural escaparatv en la sección de literatura. Tengo en mi haber 3 libros "Perspectivas" 2004, (relatos) "Noches Casuales, noches absurdas... Bienvenida la noche" 2006 (poesía y escritos) y "Bienvenidos a San Juan Palmira" 2007 (novela) todos publicados de manera independiente, participo activamente en el colectivo "Luis Gustavo Franco", publico en diarios de manera independientes así como en este mi humilde pero sincero blog.

mi blog tiene hambre de comentarios


Feria del libro de Zamora. Sep 09

El poder de los libros

en la Feria del libro de Tlaxcoapan Hidalgo.

Colectivo Luis Gustavo Franco.

Santiago Roncagliolo y su servidor

Laura Avalos y su servidor

Martín Duarte, Xavier Velasco y su servidor

Colectivo Luis Gustavo Franco y amigos

Día mundial de la poesía, CRAM