Ricky Gómez.

-Tres minutos y sales...



-Carajo, antes solían avisarte veinte minutos antes.



-Sí, cuando llenabas los lugares, cuando eras importante.



-¿Y cómo mides la importancia?



-Pues con dinero, ya no das el ancho, se te están acabando los trucos.



-Juro que no eran trucos.



-¿Eran?.



-Son.



-Como sea, alistate, esos pendejos te esperan.






Ricardo Gómez se miró en el espejo, acomodó la corbata de rayas que se aferraba a su camisa y miró los cabellos perfectos que se postraban hacía la derecha, sus ojos delimitaban cada parte de si, incluso aquel traje rentado en la ciudad de San Luis Potosí. Tres, dos, uno, los tres minutos se le habían terminado.






-¡Animo!-. Dijo Ricky Gómez más de treinta veces durante la media hora que duró la conferencia, parecía que ni aunque las hubiese dicho otras treinta ocasiones más, la gente lo hubiese creído. Sus casi doce asistentes salieron cabizbajos murmurando los peores adjetivos calificativos. Ricardo Gómez sólo dio el último sorbo a la santorini que él mismo pagó de su bolsillo.


...........................................






-Quiero ser conferencista.



-No mames pinche Ricardo, si te da un chingo de pena hablar en público.






Pero aquella opción era la única y más viable para él, toda la psicología le parecía tan absurda que de tan sólo pensar en que podría terminar escuchando los problemas de la gente, aquella alternativa le parecía la mejor, "por lo menos les daré los consejos sin escuchar sus pendejadas", pensaba como si en el mundo los deseos de la gente se volvieran realidad.


.............................................






Uno, dos, trescientos aplausos se escucharon coreografiados en ritmo y en sonido en Cuernavaca. Quinientos en Sinaloa.Cuatrocientos treinta en Monterrey. Y mil quinientos entre las cinco ocasiones que se presentó en el distrito federal.



.........................................






-Espectacular.



-Gracias.



-¿Cuáles son tus trucos.



-No son trucos.



-Entonces.



-Es un arte muy complicado, lo aprendí en la universidad, es parte de la psicología.



......................................






-Diganos señor Ricky, cómo es que hace para dar tal mensaje de armonía y paz a la gente, para despertar tales potenciales.



-Es complicado de explicar, pero lo cierto es que cada ser humano tiene la capacidad de lograr lo que quiera con el poder de la mente, y eso en teoría es sencillo.






.....................................



-Me voy de la casa.



-¿Por qué?



-Tengo a alguien más.






....................................



-Cancelamos la fecha de Guerrero.



-¿Por qué?



-No se vendieron los boletos.






...................................






Los quinientos asistentes, estaban atentos a la tercera llamada, el teatro obrero de la ciudad de Zamora sirvió como gancho mercadológico, la publicidad qué había sido utilizada era la de sus viejos tiempos, cuando la barba arreglada le cerraba por completo la forma de candado y cuando su sonrisa era un poco menos falsa.






El telón se abrió, Ricky Gómez se sintió elogiado, incluso aunque no sabía qué decir, los "ánimos" ya no le servían ni a él mismo y creía realmente que sí se le estaban acabando los "trucos". La gente lo ovacionó un par de minutos aunque el desalineo era claro.






-¿Qué esperas Ricardo?


-Es, es, es que no puedo.


La ovación duró un poco más, se agotaba lentamente.

El silencio substituyó los aplausos, seguía ahí, suspiró profundamente, una, dos, tres veces. Se cerró el telón.


.........................................


-Ya llegó la gente Ricardo, creo que es hora de comenzar.

-Sí, ya voy.


Ricardo Gómez se miró en el espejo roto de la habitación, respiró profundamente y salió a escena.


Aquél día, y durante dos meses seguidos, los lunes y los jueves los "ánimos" ayudaron a dos que tres alcohólicos, algunos neuróticos se replantearon su existencia, y las sesiones de AA reportaron en sus estadísticas aumento de personas. Ricky Gómez fue un exito en el local marcado con el número veintidos de la calle Juarez en la colonia Ramirez.



El artista.

-Sabes de qué trata esto?
-No sé, será algo relacionado con arte ¿no?
-No se te hace algo muy estúpido que me preguntes eso o, ¿tratas de confundirme?
-Por qué trataría de confundirte, sólo quiero saber de qué trata todo esto.
-Pues es lo mismo que quiero saber yo, debe tratar de arte ¿no?
-Ves, hiciste exactamente lo mismo, esa diminuta cuestión nos esta confundiendo.
(se acercan hacía un raro cuadro de figuras multicolores, ambos personajes giran sus cabezas, de manera sincronizada, no lo entienden, sus rostros lo denotan, se rascan sus cabellos como símbolo de duda, aspiran y respiran un par de veces y giran de derecha a izquierda negando).
-Entonces, ¿es esto arte?
-Tiene que serlo ¿no?
-¿Otra vez?
-perdón... Tiene que serlo.
-Supongo que así son los artistas.
-Sí, yo también lo supongo.
-Mira, creo que es ese.
-Vamos.
(se acercan lentamente, con las manos en los bolsillos y con sus cabezas esquivando las nucas del público que rodeaba a un personaje de largos cabellos, lentes gruesos y un saco de parches en los codos).
(Pasan unos minutos y se limitan a observarlo).
(Unos cuantos se disipan y se acercan )
-Oiga, disculpe, mi amigo y yo deseabamos saber...
-Hey, no soy tu amigo, te acabo de conocer.
-Bueno, yo y esta persona queríamos saber...
-Hey, tampoco me trates con tanta frialdad, me llamo Santiago.
-Maldita sea, bueno, Santiago y yo, o sea Rúben, queríamos preguntarle acerca de aquél cuadro de la esquina.
-Ha, mi "Euterpe".
-Sí, su, Eu... ese bonito cuadro.
-¿Bonito?, no puede ser "Bonito", pues es la representación de la solemnidad poética en un mundo burdo.
-mmm, ¿burdo?, suena, mmm, suena inteligente.
-Ves Santiago, ahora podemos comprender lo que significa la obra.
-¿Podemos?, que acaso tenemos los mismos pensamientos.
-No, pero ambos teníamos la misma duda.
(Una persona de aspecto importante llama al artista y éste gira dejando a aquellos dos individuos).
-La verdad es que sigo sin entender ese cuadro, y para serte honesto me frustra.
-¿Por qué?, no escuchaste que dijo que tenía que ver algo con la vida y esa otra palabra rara.
-Sí, pero es que no sé, para mí parece otra cosa, algo así como un, un, no sé.
-Y ¿qué diablos es un "no sé"?.
-Pues es la representación de mi duda.
-¿Tu duda?.
-Sí,
-¿Ese "no" del que hablamos desde un principio?
-Sí, es, o sea, el mismo "no" tuyo.
-Estoy confundido.
-Lo estamos.
-Igual que al principio.
-O quizá más.
-Entonces, ¿de qué sirvió todo esto?.
-No tengo la menor idea.
-¿Nos vamos?.
-¿Por un trago?.
-Fabuloso.

Seguidores

Google Search

Si hay algo que decir, digalo.

Cuántos somos

Este mes debe de ver a: La dichosa palabra

Loading...

Acerca de su servidor.

Para los que preguntaban si solo le hago a la farandula, pues aquí un poco de mi curriculúm: soy estudiante de psicología del C.E.S 1ro de Mayo de Michoacán en México, escritor, guionista teatral, fuí editor de la revista universitaria independiente "Ecos", columnista de la revista "Desafío Magazine" en Watsonville California Estados Unidos y colaboré en el programa cultural escaparatv en la sección de literatura. Tengo en mi haber 3 libros "Perspectivas" 2004, (relatos) "Noches Casuales, noches absurdas... Bienvenida la noche" 2006 (poesía y escritos) y "Bienvenidos a San Juan Palmira" 2007 (novela) todos publicados de manera independiente, participo activamente en el colectivo "Luis Gustavo Franco", publico en diarios de manera independientes así como en este mi humilde pero sincero blog.

mi blog tiene hambre de comentarios


Feria del libro de Zamora. Sep 09

El poder de los libros

en la Feria del libro de Tlaxcoapan Hidalgo.

Colectivo Luis Gustavo Franco.

Santiago Roncagliolo y su servidor

Laura Avalos y su servidor

Martín Duarte, Xavier Velasco y su servidor

Colectivo Luis Gustavo Franco y amigos

Día mundial de la poesía, CRAM