El no mujer.

Luisa tomó su falda más provocativa, no la más corta ni la más llamativa, solo la que provocará pensamientos eróticos en aquellos que la vieran, se puso el sosten negro transparente que resaltaba sus pequeños senos y una blusa negra que dejara ver la linea diminuta de su piel. Salió a la calle a eso de las seis de la tarde durante tres días seguidos, nadie la miraba, parecía que el mundo giraba hacía otro lado, daba vueltas y vueltas en el parque al que frecuentaban todas las personas, y ahí estaba, disfrazada de belleza, pero sin ser admirada. -Se lo pierden- decía Luisa con una voz ronca y un cigarro en la mano día tras día. Al final, regresaba a su casa, se desnudaba mientras llegaba a su alcoba y se tendía en la cama. Luisa lloró minutos enteros que en los tres días juntaron casi una hora, sus nalgas hacía el aire no expresaban sensualidad, luego giraba y algo entre sus piernas le decía la verdad, lloraba más, nadie lo sabía, ni las personas del mundo, ni los objetos de su alcoba, solo ella, y le dolía hasta el alma. Pasaba el rato y se desvanecía hasta que le entraban ganas orinar, se acercaba al baño y el sonido de su orina la colmó aquél último día, salió inmediatamente y tomó el revolver que tenía tenía en el cajón, jaló el gatillo. Su cuerpo calló sobre la alfombra marrón y se tiño de un color extrañamente oscuro, sus piernas abiertas dejaron ver su sexo masculino reposando flácidamente. No escribió carta de despedida, no estaba planeado, solo su hermana una semana después la encontró tirada en el mismo lugar, el maquillaje ya estaba penetrando su piel. Solo gritó -¡Luís!- y se quedó a la distancia, observó la falda y la blusa que había extraviado días atrás, un gesto de sorpresa con tristeza se colocó en su rostro. Suspiró enormemente acertando para sí misma, Luís tenía razón, no debía ser mujer, no era digno, porque era hombre.

EL MUNDO ES UN PAR DE ZAPATOS



El mundo es un par de zapatos viejos, tan viejos que parece necesitar unos nuevos, pero no, los pasos interminables que se han dado no tienen kilometraje comprobable, y esos zapatos tan desgastados solo dan señales de incertidumbre, ya no sirven para nada, ni siquiera para separar del suelo aquellos pies cansados de un concreto que no se desgasta.


EL mundo es un par de zapatos viejos, que tiene una sola entrada, no hay salidas, parece que sí, pero el universo es solo un fondo imaginario, y el aroma de aquellos zapatos viejos no es otro más que el de la nostalgia, es confundible con tantas cosas, pero son lo que son. Los zapatos viejos son tan viejos que ya no quieren andar, pero no depende de ellos, ni de sus ganas de girar, de dar un baile cumbianchero, ni una salsa que alegre el momento, tal vez un tango que insite a la tristeza, que no requiera tanto esfuerzo, porque el mundo es un par de zapatos viejos, tan terriblemente viejos, que no tardan en morir, no tardarán en ser sustituidos por el pie desnudo del viajero, que hasta que pierda ese par de zapatos comprenderá que esta muerto.


Esos pasos que faltan por recorrer pudieran ser gozados, pero no hay dirección alguna, no hay motivos para darlos, pero tiene que ser dados, porque así lo designó Dios, dios, o algún otro dios, un personaje tan mítico e incomprendido, que otorgó al mundo de una belleza, para decir antes que el mundo era un par de zapatos nuevos, pero no, el tiempo se convirtió en tiempo, y ahora el mundo es un par de zapatos viejos, tan viejos que no tienen edad, ni motivo ni nada, y el último paso que dé estará marcado por un himno silvado por la gente, y ese sonido será recordado eternamente, así de simple, eternamente.
*fotografía by kristhoper roe

Seguidores

Google Search

Si hay algo que decir, digalo.

Cuántos somos

Este mes debe de ver a: La dichosa palabra

Loading...

Acerca de su servidor.

Para los que preguntaban si solo le hago a la farandula, pues aquí un poco de mi curriculúm: soy estudiante de psicología del C.E.S 1ro de Mayo de Michoacán en México, escritor, guionista teatral, fuí editor de la revista universitaria independiente "Ecos", columnista de la revista "Desafío Magazine" en Watsonville California Estados Unidos y colaboré en el programa cultural escaparatv en la sección de literatura. Tengo en mi haber 3 libros "Perspectivas" 2004, (relatos) "Noches Casuales, noches absurdas... Bienvenida la noche" 2006 (poesía y escritos) y "Bienvenidos a San Juan Palmira" 2007 (novela) todos publicados de manera independiente, participo activamente en el colectivo "Luis Gustavo Franco", publico en diarios de manera independientes así como en este mi humilde pero sincero blog.

mi blog tiene hambre de comentarios


Feria del libro de Zamora. Sep 09

El poder de los libros

en la Feria del libro de Tlaxcoapan Hidalgo.

Colectivo Luis Gustavo Franco.

Santiago Roncagliolo y su servidor

Laura Avalos y su servidor

Martín Duarte, Xavier Velasco y su servidor

Colectivo Luis Gustavo Franco y amigos

Día mundial de la poesía, CRAM